Fragilidad

He vuelto. Me encantaría decir que totalmente recargada, pero justo antes de volver a Concepción sufrí la muerte de mi padrino; un hombre extraordinario, divertido, buena persona sin discusión, atento, 'paleteado', la persona que me regaló los primeros casetes que tuve en mi vida.
Él me llevó al Zoológico, a Fantasilandia, a MundoMágico, al cine en Santiago, cuando era niña y lo visitaba en las vacaciones de invierno y ahora en unas vacaciones de invierno se fue. Con él teníamos planes, con él recorreríamos los cerros de Valparaiso este verano; pero la suerte dijo otra cosa y con esto vuelvo a pensar en lo frágil que es cada cosa que planeamos.
Yo quería que él estuviera en mi Licenciatura, en mi Graduación, en mi Matrimonio, en cada paso importante de mi vida; pero no será así. Me duele no haber podido pagarle todo lo que me entregó, en parte le pagué con cariño, pero yo quería regalarle tantas cosas...
Uno propone y Dios dispone. Ojalá ahora esté junto a Él en el Cielo, porque se lo merecía.

Que en paz descanses mi querido tío Bello.

Comentarios

Siempre es triste perder a un ser querido. Veo que te quedan benos recuerdos, esos son los que hay que conservar...


saludos
Sol.. dijo…
Te equivocas Meli.. él sí estará en esos momentos en que tu deseas tenerle cerca..

Bastará con que cierres los ojos un par de segundo, para saber que el día de tu gradución estará él ahí contigo.. lo mismo para cada vez que le necesites..

Y estoy segura que antes de irse, con tu cariño él se dio por pagado de todo lo que hizo por ti.

Un enorme abrazo, amiga! Y mucha fuerza para ti!
Viajero dijo…
Hola Meli....La conversación aquel dia en que justo llego la Vivi iba en ese sentido, en que los momentos de la vida son unicos, que nunca mas vuelven a repetirse, es por eso que hay que aprovechar cada minuto, aunque a veces nos agobie todo, hay que pensar en que llegara un pèqueño descanso a nuestros problemas y tristezas...bueno...mucho animo y a tirar para arriba..........
Cristian dijo…
Un beso y un abrazo para ti. Te amo.
Raúl dijo…
En un momento de tristeza, recordar los momentos felices no es lo más sencillo.

Pero tu los recordaste, y ese es un hermosos tributo a la persona que quieres y que ahora ya no está fisicamnte contigo.

Yo quiero ser un padrino como él. Me gustaría que mis ahijados recuerden cosas bonitas de mi...

Saludos,
Pretoriano dijo…
La vida es bella... salvo cuando -como leí en algún lado- Ud. puede aguantar que le caiga algún alud de porquería de vez en cuando (o algo así).

Saludos.

Entradas populares