La escritura y yo

Un día, pensando en no sé qué, me puse a hacer memoria de cuándo había empezado a escribir en mi vida, digamos como texto literario, algún cuento o poema. La verdad es que no me acordé del primero, pero recordé que en la básica, no sé, desde cuarto año supongo, en castellano empezamos a escribir cuentos. Cada niña del curso debía inventar uno y leerlo adelante, en la clase. Yo empecé inventando cuentos típicos, de familias, animalitos y ese tipo de cosas; pero un año inventé un cuento de terror y gané por votación el premio al mejor cuento del curso.

Yo jugaba a hacer películas con mis juguetes, las Barbies y Ken eran los protagonistas, por falta de presupuesto también debían participar mis otros juguetes (algunos muñecos que eran guaguas, pero por ser más grandes hacían de mamás y papás de las Barbies), incluso usaba los juguetes de mi hermano (y lo hice comprar un Ken falso) que también me empezó a acompañar después en la aventura del cine. Obviamente yo inventaba los guiones, porque soy mayor, y algunas veces hasta los escribía para que los actores tuvieran claros sus roles.

Me acuerdo claramente de una vez que tuve un sueño con nombre, me explico: yo al inicio del sueño veía en letras grandes su título, se llamaba Vitte, escrito con letras verdes. Al día siguiente el sueño se volvió guión y el guión en película. Trataba de un asesino en serie.

Después, calculo que como en octavo, entré al Taller Literario del colegio. No aprendí mucho, pero por lo menos le perdí un poco más el miedo a escribir poesía y a leerla después frente a los demás. Cuando había tema libre, me salía fluida la escritura, pero cuando daban el tema, como onda:
escriba sobre la mujer, se me hacía muy difícil escribir. Ahora lamento no haber guardado mis creaciones de aquellos años, sólo algunos textos quedaron, unos pocos que pasé en la máquina de escribir que había en mi casa y otros que estaban en un block.

Ya en la media, escribí un cuento que debe ser el mejor que he escrito en mi vida (y lo peor es que ahora ya no logro escribir cuentos), trataba de un secreto bíblico que se daba a conocer, pero que finalmente era falso. Tuve la mala idea de pasárselo a mi profe de castellano y según él lo leyó y dijo que era muy bueno, pero me lo perdió. Sí, y yo la mensa no hice copia, así que lo perdí no más.


Dejé la escritura cuando entré a la U a estudiar Ingeniería Civil, carrera que al principio corta un poquito las ganas de dedicarse a las letras, pero con el tiempo tuve que retomarla porque ya no podía vivir entre puros números y empecé a escribir breves pensamientos en el computador, algunos escritos libres, poemas y eso.


Como en Marzo del año pasado, Cristian que había leído algo de lo que había escrito hasta ese tiempo, me dio la brillante idea de crear mi blog. Al principio lo miré con suspicacia porque me causaba vergüenza que tanta gente pudiera leer lo que yo escribía, pero en Mayo me decidí y creé mi blog, con el nombre que mantiene hasta hoy pero con otro template.

Desde ahí he escrito al menos una vez por semana (excepto en vacaciones) y ha sido una gran forma de desahogo, escape y expresión que me ha servido para llevar mejor mi lado humanista y no dejar de hacer algo que en realidad me gusta. Me alegro de haber tomado el consejo.

¿Y ustedes, desde cuándo escriben?

Comentarios

Carlos dijo…
Yo tenía mi otra casa en blogs.ya.com y empeza en abril del año pasado me tuve que mudar a blogspot por que ya no tenía mas espacio para subir las fotos, ahora pienso en hacer mi propio dominio.
Me sirve mucho escribir en el blog por que a veces son tantas las cosas que tengo que quiero sacarmelas de encima. Y he conocido mucha gente a raíz de este mundo de la blogosfera.

Besos!!
¿Cómo anda la vida, Melissa? espero que la jaqueca ya no exista. Pero como te comenté
esa vez, a través de este mismo medio, lo mejor para combatirla es tomarse la tarde
libre y comerse un rico helado :P

Respecto a tu post, te cuento que yo escribo desde chica. Bueno, no me quedaba otra, si
a diferencia tuya yo soy un cero a la izquierda con los números. Sufría con matemáticas y,
para sacarme sobre un seis, debía estudiar con una semana de anticipación. Atroz. Es envidiable
eso de que la gente que domina los números, también pueda entenderse con las letras. A los
humanistas no nos pasa lo contrario.

Cuando di la prueba de Aptitud, poco menos que saqué el cálculo de lo que debía responder correctamente
en matemáticas para sacar un puntaje decente, jajaja. Bueno, verbal, historia y ciencias sociales fueron
mi fuerte.

Dale rienda suelta a tu pluma, que es un gusto leerte.

Bueno, te dejo. Esta ha sido una cargada noche de estudio (con lectura de blogs para despejarse un poco)
Me espera un certamen oral de Legislación Periodística. Estoy loca con tanto código.

Un abrazo.
Kovu dijo…
Siempre encuetro en tus escritos laminspiracion que me falta, son muy buenos y por ello siempre vuelvo por aca. ahora tengo un nombre nuevo... una etapa nueva puede ser... espero me reconoscas... saludos...
Cristian dijo…
Oooooooooh qué lata perder cosas que a uno le parecen tan importantes. Maldito profesor; lo bueno de eso es que después se aprende que no hay que prestar ese tipo de cosas.

Y me alegro de haber sido parte de la causa que te impulsó a abrir el blog, que es un buen espacio para dejar salir las cosas que a uno tienden a ahogarlo.

Besitos.

TTT
poetarafa dijo…
Cuando lo necesito, o tengo una idea buena, cuando me lo piden también.
Todo el tiempo.
Chaoo, besits amiga.
Mariela Vargas dijo…
Haber...haciendo memoria escribo desde la media y creo que mis mejores escritos fueron los poemas que escribí cuando me "enamoré" del Alonso (te acordai de ese personaje?jejeje.simplemente los considero los mejores pq son sentimiento puro. Bueno, después e eso pasó unos cuantos años escribiendo a veces en hoja sueltas que luego perdía y después que conocí a mi amor me volvió la inspiración para escribir...
Hace mucho tiempo que ya tenía este blog pero no sabía como se publicaba hací que perdí 1 año antes de que por fin viera la luz...y aquí está. Me ha servido un montón porque me ha ayudado a ir superando de a poco una falencia mia:asociar mi pensamiento con la escritura. Creo que tan mal no me está llendo.
Muchos besitos.
Pd.me encanta tu blog
Melissa dijo…
Amiga: que eres pava!
¿Cómo nunca me preguntaste cómo se hacía?
Y claro que me acuerdo de tu Alonso, si hablabas todo el día de él.
Anónimo dijo…
Eres como un sueño que no recordamos, pero que nos hace despertar alegres".
jfrancisco70@hotmail.com
Melissa dijo…
Anónimo: Me suena este comentario... creo que ya me lo habías dejado. No te voy a agregar a MSN por si acaso.

Entradas populares