Perseverar

Que no se diga que no he intentado todo, casi todo. Igual es bueno recordarlo, para que después yo entienda cómo llegué a este rumbo. 

Medio año sin trabajo, brígido, jamás lo pensé, no era parte ni de mis peores pesadillas, pero así es. Busqué trabajo por avisos hasta abril, contacté a montones de empresas, ex-clientes, ex-colegas, etc., añadí montones de personas en LinkedIn, busqué una forma de ofrecer mis servicios en forma independiente... nada de eso ha dado resultado hasta ahora, entonces decidí parar de buscar avisos y en ese momento mi mente empezó a navegar por mares en los que antes no había estado y fueron apareciendo ideas, bastante difusas en un comienzo, otras aparecían y se esfumaban, otras tuvieron la mala suerte de llegar a una planilla Excel, para encontrar allí su muerte y una, solo una, ha sobrevivido lo suficiente como para generar múltiples acciones mías y movilizar a otras personas. Me siento ya con algo claro, con una idea firme, con contactos hechos, con pulgares hacia arriba. La próxima semana será decisiva, así como las que vienen. 

Espero confiada en Dios, en mí misma, en el apoyo incondicional de mi amado, que pueda llegar a puerto, que pueda tocar tierra firme y crear mi propio trabajo, y así poder decir: "empresas, ustedes me perdieron".

Con toda la fe puesta en que la perseverancia es lo principal y que si hago las cosas bien, en orden, con los apoyos necesarios podré alcanzar mi meta.

Obviamente me da miedo, cada mañana debo volver a repasar mentalmente todo esto para volver a estar convencida. 

Que ni el miedo, ni la lluvia, ni el frío, ni los "y si no resulta", o los "no se puede" me paralicen, tranco a tranco obtendré lo que quiero, estoy confiada en que así será. Amén.

Comentarios

Entradas populares