Por qué

Gracias a Dios las cosas no son blanco o negro no más; pero aún así hay matices que no entiendo cómo logran ir manchando vidas.
No sé por qué estoy triste hoy, por ejemplo. Tuve un par de noticias no muy buenas, no me agradaron ciertas cosas que supe, pero la pena estaba antes. Y lo peor es que carcome el corazón, lo corroe. Ya sé que se pasa, a veces se pasa luego, pero siempre molesta.

Y no hay derecho a reclamos.

Cómo cambiar ciertas maneras, ciertas actitudes, ciertos pensamientos. ¿Cómo?
Cómo decir sin decirlo, que no quiero escuchar lo que escucho, que no lo quiero saber, que soy más feliz con sordera.

Desvarío un poco, quizás sea el final-inicio de semestre.

Comentarios

Cristian dijo…
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Cristian dijo…
La vida intenta enseñarnos a tolerar incluso eso que parece intolerable. Al menos yo intentaré ayudar. Un beso y un abrazo (el de arriba era yo antes de tiempo :-))
Zolder dijo…
zfiles begin
Lore Ortiz dijo…
No sé qué pasa por tu mente... pero es posible que no todo sea tan terrible.. te lo he dicho varias veces.
Por lo menos aprobamos el agua 2 así es que hay que estar tranquilein John Wayne.

Mucho ánimo para este semestre que recién comienza!!!!

Un beso, chau
Lore
Raúl dijo…
De nuevo aparece el sutil encanto de lo que no tiene razón. De lo inexplicable e insustentable.

Afrotunadamente también hay alegrías irracionales y sin causa...

Aunque es importante olvidar que hay mucha belleza durmiendo en la tristeza... y que hay que tratar de no perdérsela.

saludos,
Anónimo dijo…
Enjoyed a lot! » » »

Entradas populares