REConociendoTE

El vólatil espectro de un día de lujuria se quiebra por el fecundo dolor de un vientre enfermo,
rodeándome de vapores y jirones de cabello enfrento con completa negligencia el duelo que me brinda el glorioso Junio.
Suficientes papeles para llenar la chimenea y quemar lágrimas y amores, alegrías y sinsabores esbozados a mano, con dedicación y furor.
Saliendo de los márgenes del austero presente, se ve aquella fuente de mármol, ésa que miramos juntos un viernes de Verano.
Recuéstate en mi pecho, amado, y descansa un poco de mí estando a mi lado, porque si te alejo estallan los oídos de mi espacio y el verde se hace silencio y queda tendido a mis pies aquél que fue mi cuerpo, masacrado, famélico y plomo.

Si buscamos el mar juntos... si buscáramos el mar juntos.

Rama a rama te descubro para así no impactarme cuando seas árbol. Recórreme tú metro a metro, para que me reconozcas en el acto cuando me vuelva camino.
No sea muy tarde cuando vea mis detalles.
No sea muy lejos cuando piense evitarme.
Qué débil tengo el cuello para moverlo a cualquier parte, qué sucias las manos para girar el rumbo del lápiz resignado.
Qué torpe silencio cuando tantas miradas exigían un grito de jilguero.
Secando al sol los pensamientos retratados en una servilleta blanca, renuncia el hombre a la ruina de casa de siglos pasados.
Sólo un punto sigue sirviendo de bandera, de escudo y de himno, tan solo un punto en el centro del centro de mi amado.
Porque no hay más formas de aquietar el latido impertinente de un corazón complicado (no se buscan ya cortinas de seda para dormitorios de ladrillo).
El sol ya no aparece por la Cordillera.
El frío ya no escarcha las pestañas.
Será que el reloj recorre todos sus minutos sin miramientos... será que la inconsciencia es un estado crónico de la piel desnuda... será ese viento tibio expulsado de tus labios el único consuelo posible para mi angustia rebelde y valiente, que se encapucha ante el enemigo y se desnuda ante tus ojos y tus manos que la leen en dos tragos.
Se resiste a caer.
Se mantiene con bastones.
Afirmándose en la palabra.
Repasando versos, evocando canciones, respirando pausado, llenando paredes.
Vaciando ceniceros, sepultando imágenes, borrando pretextos.

Comentarios

Lore Ortiz dijo…
Qué es lo se acaba, Melissa???

Está llena de emociones, pero no de las mejores...

Un beso, chau
Lore
poetarafa dijo…
Extraordinario texto, hace tiempo que no leía algo así, es una poética descripción de sentimientos y situaciones, me ha gustado mucho.
Felicitaciones señorita!
Besits y siga por esta senda.
kumen dijo…
Vaya!!! que palabras cargadas de sentimientos.... envuelve varias cosas a mi parecer como un resumen semestral de vivencias... esta genial....

saludos.
Raúl dijo…
Me gusta mucho tu post de hoy. Tiene mucha elegancia, mucha sutileza y está cargado de intensidad y sentimiento.

Me encanta la riqueza de tu léxico. Te atreves con palabras pcco comunes y las llenas de sentimiento...

Una poesía que sin duda amerita una relectura...

salduos,
Viajero dijo…
Hola Melissa... muchas cosas quiere decir el poema, realmente muy profundo y lleno de realidad también, me gustó, sobre todo aquello cuando avanza el reloj...sin miramientos...ya te dejo...saludos...parece que la primavera ya esta llegando...
Cristian dijo…
Viste que era bonito? :-)

Besos.

Entradas populares