Víctor Jara

Si no lo hubiesen asesinado en el Estadio Chile el 16 de Septiembre de 1973, Víctor Jara hoy estaría cumpliendo 74 años.

El nombre de mi blog -“Aquí se encajó mi canto”- lo tomé de una frase de Manifiesto de Víctor Jara y el verso del encabezado es de Canto Libre.

Víctor nació el 28 de Septiembre de 1932 en La Quiriquina, cerca de Chillán Viejo, Provincia de Ñuble. Su padre se llamaba Manuel y su madre Amanda, nombres usados en la inmortal Te Recuerdo Amanda, compuesta estando en Inglaterra. Su juventud la vive en Santiago. Su madre, que era cantora lo llevó por la senda de la música, ella murió cuando él sólo era un adolescente y buscó su camino primero ingresando al Seminario, donde estuvo casi 2 años; dándose cuenta que aquélla no era su verdadera vocación.

Entró a la Universidad de Chile a estudiar Teatro, conoció en esos años a Violeta Parra quien lo instó a seguir por el camino de la música. Pero su canto libre, su alma revolucionaria lo llevó a no sólo seguir el camino de la música, sino seguir el camino de la propia Violeta, recopilando canciones populares, creando folclore, siendo inseparable de la guitarra que tiene sentido y razón, se dedicó a describir la situación del país en esos años, a criticar al gobierno, plasmando verdades que cuesta caro decir, levantar al pueblo en oposición contra las injusticias sociales, a la explotación, al maltrato del obrero, del campesino y a apoyar activamente la candidatura de Allende.

"Soy un cantor popular... Popular no de popularidad, sino porque pertenezco a la clase trabajadora. Trabajador de la cultura, pero en fin, trabajador.”

Víctor conoce el trabajo del campesino esforzado, es hijo de campesinos y pasó su infancia en la pobreza. La Luna Es Siempre Muy Linda, canción en la que relata su niñez, el abandono de su padre y el sacrificio de su madre: “recuerdo el rostro de mi padre como un hueco en la muralla”; Luchín que es la triste realidad de cientos de niños que viven en abandono, comen tierra y gusanos y son frágiles como un volantín, todo a vista a paciencia de nosotros; El Arado que es el fiel reflejo del arduo trabajo del campesino, envejecido por el sol, con la esperanza de un futuro mejor; Plegaria A Un Labrador, que es un verdadero himno para la clase trabajadora explotada, menospreciada y malpagada; El Niño Yuntero que “contar sus años no sabe y ya sabe que el sudor es una corona grave de sal para el labrador”, son algunas de sus canciones que muestran parte de este mundo, que a veces no conocemos o no queremos ver, porque estamos refugiados en la ciudad, consumiendo los productos que ya están en un supermercado o un negocio y no vemos el trabajo de quienes lo cosecharon.

También recopiló, creó y cantó hermosas canciones de amor, como Se Me Ha Escapado Un Suspiro; Cuando Voy Al Trabajo dedicada a un amigo suyo que mataron en una manifestación contra la guerra civil y que a pesar de la simpleza me estremece el alma; Deja La Vida Volar, que sin duda sería una de las canciones que más me gustaría me dedicaran en una serenata, “envuélvete en mi cariño, deja la vida volar, tu boca junto a mi boca…”; Paloma Quiero Contarte, que fue una de las primeras canciones que conocí de Víctor, gracias a mi amigo Rosendo.

“No basta nacer, crecer, amar, para encontrar la felicidad…”.

Víctor Jara fue un embajador cultural de Chile y llevó su canto a importantes escenarios mundiales. Fue premiado en Inglaterra como director teatral. En 1972 realizó una gira musical a la Unión Soviética y Cuba.

Compuso canciones de crítica social, como Las Casitas Del Barrio Alto, Manifiesto que es a mi juicio una de sus más hermosas obras y además una especie de despedida, cantándosela por primera vez a su mujer, Joan Jara, en Agosto de 1973; Ni Chicha Ni Limoná (¿y usted? ¿Es chicha o limoná?); Vamos Por Ancho Camino.

Canciones abiertamente de protesta como: A Desalambrar; Preguntas Por Puerto Montt; El Derecho De Vivir En Paz; Movil Oil Special, que al escucharla es como estar escuchando una descripción de las protestas de hoy en día, de ésas que a más de alguno nos ha tocado vivir en la universidad; Zamba Del Ché; A Cuba “pie con pie, mano con mano, corazón a corazón” por nombrar algunas.

A mí me sorprende francamente la claridad para expresarse de Víctor Jara, poder decirlo todo, sin esconder cosas, pero resultándole de forma poética, bien construida, con el toque de tristeza, picardía o fuerza, según lo que estaba cantando. Admiro profundamente el poder que tenía de cantarle a la vida, cantarle a El Pimiento, cantarle a lo humano y lo divino, al rico y al pobre, a la patria y al mundo.

“Yo no canto por cantar ni por tener buena voz, canto porque la guitarra tiene sentido y razón…”

Y claro que tiene sentido y razón y la lucha de Víctor Jara aún no termina y todos debemos tener claro que este cantor chileno no sólo ha trascendido por ser un ícono del canto truncado, de la voz acallada por fusil, sino porque su obra en sí es grande, porque es uno de los creadores de la nueva canción chilena, porque era un hombre bueno, de valores firmes, creativo, inteligente: un genio de nuestros tiempos.

Angelita Huenumán me hace imaginar perfectamente la vida de una mujer indígena, pobre, solitaria, que vive de un oficio, vive de su propia chacra, ella teje para vender su creación y mantener a su hijo, sola. No muchos se atreven a alabar la grandeza de una mujer que debe llevar sola su familia adelante y menos aún en aquellos años. También fue censurado, con La Beata, que es una de sus canciones más picarescas, pero él aclara que no ataca a la Iglesia, sino la beatería. Oiga Pues M’hijita; La Cinturita; Ojitos Verdes estarían también en esta categoría de picarescas.

Autor de El Cigarrito, una de sus canciones más conocidas, él escribió también El Aparecido, popularizada después por Inti Illimani y que en fin, cuenta más o menos lo que fue su vida, un hijo de la rebeldía al cual le remataron la cabeza unos cuervos con garra de oro.

“Caminando, caminando, voy buscando libertad, ojalá encuentre camino, para seguir caminando…” y encontró camino, porque a través de su música quedó estampado en el alma de Chile, de América Latina y del Mundo, siendo referente para grandes cantautores como Ismael Serrano, Pedro Aznar y Víctor Manuel.

Jara debe ser uno de los cantores más interpretado después de su muerte, por distintos tipos de músicos: bandas punk, folclóricas, rock, reggae, trovadores, etc.

Por eso él representa la universalidad de los ideales del pueblo, los sueños de los pobres, de los menos protegidos; representa la crítica social, la lucha por mejorar nuestro país, la lucha por la democracia.

Quisiera que escucharan su música, que leyeran sus letras y apreciaran el talento de este hombre, hijo de Ñuble, hijo de Chile y uno de los tantos que fueron muertos sólo por pensar distinto, por expresar sus pensamientos de forma abierta, torturado en Septiembre, el mismo mes que lo vio nacer, con la misma primavera que trajo y luego se llevó su canto libre, su manifiesto.

Siempre habrá una parte del mundo que te recordará, Víctor Jara, y sigues vivo por tu obra.

Comentarios

JEI PI dijo…
La verdad que no conozco mucho su musica,sin embargo repudio su asesinato,

cuidate.-
poetarafa dijo…
ahhh, yo quería ser el primer coment, pero igual vale.
Víctor representa a una gran parte de los poetas y cantores de nuestra patria, es un ícono y debe ser respetado de ese modo.
Espero poder escribir unas décimas con una glosa de Víctor, para dedicartelas, mi amiga.
Chao, gracias por escribir algo tan importante para nosotros los que amamos las letras.
Besits.
Cristian dijo…
Te mandaste un precioso post. :-)

La verdad es que todo el mundo debería recordarlo, más allá de la política, por el talento de musicalizar los sentimientos constitutivos de las personas, y acercarse a la humanidad en sus emociones más profundas. Tanto tema que él ha tocado en sus letras sentidas, tanto acercamiento a otros estilos (es notable que haya grabado "El Derecho de Vivir en Paz" con Los Blops y una orquesta de guitarras eléctricas), tanta innovación, tanta genialidad. Grande Víctor. Creo que mi favorita vendría siendo "Luchín", aunque hay tantas que tocan el alma tan profundo, como la "Plegaria a un Labrador", "Manifiesto", "Canto Libre" y "Paloma Quiero Contarte" entre tantas.

Un beso enorme y felicidades por el post.
.:. Pola .:. dijo…
Hola, que interesante tu blog... nose como llegue acá , pero llegue...

Yo no se mucho de la musica de Victor Jara, pero si se que fue una gran persona y un icono en nuestra historia... como dices hubiera cumplido 74 años, buen articulo que escribiste... ,me devaleste muchas cosas que de él no sabia yo.

Siemre es bueno saber más.

Saludos.-
el edo dijo…
buena, buenisima..
felicidades y gracias al
publicar sobre Victor...
saludos...
nos vemos en el concierto, si vienes...
Tenesor dijo…
Estimada Melissa:

Gracias por acercarte por mi bitácora. "Manifiesto" es una de mis canciones preferidas. Te seguiré visitando.

Abrazos desde Canarias.
alan dijo…
no se q decir...
me asombra a veces tu capacidad para reconocer d forma tan pura el trabajo de un creador, de un trovador, de un revolucionario...

ojala hubiera mas gente con esa valentia... con esa admiración, con esa entrega...

pd:sin duda el pimiento es la mejor o no??
jejej!!!

abrazos y hasta mañana
Melissa dijo…
Obvio que reconozco su gran talento, su trabajo... recuerda quién te lo presentó a ti. Fui yo.

Grande El Pimiento, pero me gusta más Manifiesto... tú sabes.
Ripne dijo…
Que bonito. Yo tengo recuerdos tristes pero invaluables y entrañables con un cassete de Victor Jara que escuchaba mi viejo. En esos años, tal vez por la carencia logré apreciar más sus letras, conocer más de sus motivaciones, aún siendo cabro chico.
Pero hay otro lado super alegre y que se genera a partir de un dato freak que me motivó en su momento a conocer algo más de su historia. Y no precisamente fue la tonelada de reportajes acerca de la dictadura y su ícono como víctima de la mano agresora del pueblo.
Yo soy medio fanático de una banda escocesa llamada Simple Minds, de incontables éxitos bastante conocidos. Ellos tienen un disco maravillos llamado Street fighting years de 1989, que como lo dice su nombre, es una mirada a los diferentes símbolos de la lucha social de calle que inspiraron a la banda. Hay canciones como Belfast Childs, Mandela's day o la misma Street fighting years. Esta última, así como el álbum fue dedicado por el grupo a la memoria de Victor Jara.
Cuando supe vine a dimensionar el eco que la vida musical de Jara había generado en artistas de otras latitudes. Paradójicamente, eso lo supe en 1995, cuando ellos vinieron a Chile en septiembre y los ví en el Ex Estadio Chile. Hoy, ese estadio se llama Victor Jara. Paradojas pues.
Saludos. Vaya a ver a Robbie. "Huiachiripeéle" -como dicen en el barrio- la tarjeta de Falabella a un conocido y saque una entrada de 20 lucas a varios meses, jejeje.
poetarafa dijo…
Ya escribí el poema, luego lo posteo, chao.
paula dijo…
MANIFIESTO es mi cancion favorita..me acompaña desde mi infancia, luego en mi 20 tantos años fue el himno mio y de mis amigos Sin Fronteras....

Por los dias q vendran...
Pablillous dijo…
Victor Jara vive por siempre


abrazos
Sin duda Victor Jara es el mejor artista de todos los tiempos (junto a Violeta, claro)


Gran homenaje la hiciste!


Un abrazo
Raúl dijo…
Estoy escuhcando Luchín... Que belleza... ya te conté que no conocía el trabajo de este gran artista, pero seguro la vida me lo estaba reservando para disfrutar esta mañana de miércoles...

Saludos...
Carlos dijo…
de campamento, enfermo, en la escuela pero aquí estoy, unp oco tarde, y pues a decir nunca oí hablar de El, eso es a lo que uno se expone al pensar diferente, pero seguramente no se lo dejo guardado. No pude oír el último link que pusiste, lo intentare mas tarde.

te mando un fuerte abrazo desde Morelia
gonzalo dijo…
cómo alejarnos de él, si su canto constituye nuestyra voz.
mentecato dijo…
Gracias por hacerme recordar a tan magnífico artista. Seguirá vivo por siempre. Y los asesinos creyeron matarlo.

Un abrazo.

Entradas populares